top of page
top

La Fundación Bunge y Born presentó el Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas 2023



  • Confianza: si bien se estabiliza y es un índice alto, no se recuperaron los valores previos a la pandemia, y está un 9% por debajo de 2019. 

  • Acceso: cayó 2,2% respecto de la medición de 2022.

  • Se mantienen y profundizan tendencias: a menor nivel educativo, los encuestados reportan menores niveles de acceso. Asimismo, los menores de 20 y mayores de 65 años son los que peores niveles de acceso reportan. 

  • Dato preocupante: hay una baja aceptación y desconocimiento sobre el refuerzo contra el COVID-19: el 46% no desea aplicarse la dosis y el 37% no conoce la recomendación de los organismo de salud sobre tener un refuerzo anual. 

  • Alta aceptación de la vacuna contra el Dengue, 8 de cada 10 personas se la aplicaría. 

  • Los más jóvenes y los más adultos son los segmentos etarios que menos confían en las vacunas y menos acceso tienen.



La Fundación Bunge y Born presentó los resultados del Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas 2023. Por quinto año consecutivo presenta este estudio interanual para analizar las variaciones en el nivel de confianza de la población respecto de la importancia, seguridad y eficacia de las vacunas —incluyendo la reticencia al tema—, y determinar la presencia de barreras de acceso a la vacunación.


El objetivo primordial es generar conocimiento que posibilite mejoras en el diseño de programas y estrategias de inmunización, y orientar de manera eficiente los recursos humanos y financieros en el marco de las políticas de salud pública.


“El ICAV nos muestra que, en términos de acceso a la vacunación, nuestro país es cada vez más desigual entre la población menos educada y la que mayor grado de estudios posee. En cuanto a la confianza, vemos que son los más jóvenes quienes menos confían, por lo que hay una necesidad de trabajar fuerte en ese área”, sostiene Gerardo della Paolera, director ejecutivo de Fundación Bunge y Born.


Índice de confianza


El índice de confianza de la población en las vacunas 2023 es de 85,2 puntos. Esto implica una baja del 0,8% respecto a 2022 (85,9), y de 9,1% respecto del primer ICAV en 2019 (93,7 puntos). Si bien es un índice alto y se ve estabilizado, hasta el momento no se recuperaron los valores previos a la pandemia.


El índice de confianza está formado por tres componentes: la efectividad, su importancia para los niños, y la seguridad. El 84,9% de las personas piensa que son efectivas; el 87,7% que son importantes para los niños, y el 90,1% que son seguras. En todos los casos los porcentajes se mantienen, con pequeñas bajas respecto al año pasado, pero un 9,4%, 8,2% y un 6% por debajo de 2019, respectivamente.



Por región: la mayor confianza se registra en la Patagonia (86,3) y el NEA (86,1), en los dos casos con leves subas respecto a 2022. Luego, la región Centro (85,7), el NOA (85,3), AMBA (84,5) y Cuyo (84,2); en todas con leves bajas respecto al año anterior. 


Por edad: el grupo entre 15 y 20 años aumentó levemente su confianza respecto a 2022, pero sigue siendo el que menos confía, seguido por los mayores de 65. En tanto los grupos que más confianza tienen son las personas de entre 51 y 65, luego los de 41 a 50, los de 31 y 40 y los de 21 a 30. 


Por nivel educativo: las personas de menor nivel educativo (primaria incompleta) tienen una confianza mucho menor al resto, con 78,8 puntos, mientras que los de mayor educación (con posgrados o más) con 88,3 puntos. 


Índice de acceso


Este índice tuvo cambios en la medición en 2022, por lo que la comparación sólo se realiza con respecto a ese año. Las dimensiones del análisis son: información sobre dónde vacunarse, costos involucrados, y en cuanto a los vacunatorios: facilidades generales de acceso, dificultad en llegar, rechazo previo, horarios y tiempos de espera. 


El índice de acceso general de la población en 2023 se ubica en 67,9 puntos, un 2,2% menos que el año pasado.



Acceso por región: la Patagonia tiene el mayor índice (72,4), le siguen Cuyo (71,2), la región Centro (69,4), AMBA (68,2), NOA (63,9) y NEA (63,8).


Por nivel educativo: la desigualdad en el acceso se ve claramente al medir esta condición, que va desde 55,5 puntos para quienes tienen primaria incompleta a 81,3 en las personas con posgrados o más.



Por edad: los menores de 20 años y los mayores de 65 son los grupos que reportan niveles más bajos de acceso que el resto de los segmentos etarios.


Nuevas vacunas y refuerzos


Ante la pregunta: “Si hoy tuviéramos una vacuna contra el Dengue disponible, ¿usted se la daría? ¿Se la daría a su hijo o menor a cargo?”, 8 de cada 10 personas afirmó que se la aplicaría. 


Entre quienes se aplicarían la vacuna, el índice de confianza es más alto que la media, alcanzando los 89 puntos para quienes se la aplicarían y 68 para quienes no.


Es importante destacar que la encuesta se realizó entre noviembre y diciembre de 2023, al mismo tiempo que la vacuna contra el Dengue se ponía a disposición del público, para todas las personas mayores a cuatro años, hayan o no cursado la enfermedad.


En cuanto a la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19, el relevamiento muestra un dato preocupante: cerca de la mitad de los argentinos (46%) no tiene pensado aplicarse la dosis de refuerzo. Esto puede llegar a tener efectos a mediano plazo ante una nueva ola de contagios y mayor cantidad de enfermedades graves, especialmente en pacientes de riesgo.


Se observó un marcado desconocimiento de las recomendaciones emitidas por los organismos de salud sobre aplicar al menos un refuerzo anual de la vacuna COVID-19 para la población mayor a 6 meses. Casi 4 de cada 10 encuestados (37%) consideró que dicha recomendación era falsa.


Sobre el rol de los profesionales de la salud en cuanto a la vacunación


Ante la pregunta: “¿Alguna vez un médico le dijo que no se vacune a usted o su menor a cargo porque consideraba que las vacunas son inseguras?”, 2 de cada 10 encuestados afirmó haber recibido la recomendación de parte del médico de no aplicarse vacunas debido a que las consideran inseguras. A partir de esta afirmación, se detectó una “asociación” entre quienes recibieron la recomendación de “no vacunar” y niveles más bajos de confianza.


Relevamiento y equipo de trabajo


El estudio se realizó mediante una encuesta a celulares, con 7.199 casos de respuesta completa, a mayores de 15 años en todo el país, entre noviembre y diciembre de 2023. Cuenta con estimadores de calibración balanceando sexo, edad, cantidad de integrantes del hogar, nivel educativo y provincia.


Es un cuestionario estructurado con sistema IVR a celulares, con un diseño muestral aleatorio, estratificado por provincia y región. La estimación de los intervalos de confianza se realizó mediante métodos de Montecarlo. La medición de la confianza está basada en el modelo del Vaccine Confidence IndexTM (https://www.vaccineconfidence.org/*), de la London School of Hygiene & Tropical Medicine. Mientras que la medición del acceso está basada en los indicadores propuestos por la Organización Mundial de la Salud. 


El equipo de trabajo de la Fundación Bunge y Born está liderado por la Directora de Desarrollo Humano, Alejandra Candia; y conformado por el coordinador Senior de Proyectos, Julio Ichazo; la gerenta de Proyectos, Brenda Walter; y el analista de Proyectos, Estanislao Pahn. 


Participan en este proyecto como consultores asociados: el doctor en Economía, Guillermo Bozzoli; el magíster en Estadística matemática, Tomás Olego; y el diseñador gráfico y especialista en visualización de datos, Andrés Snitcofsky.

185 visualizaciones

Kommentare


bottom of page