top of page
top

“Es hoy”, la campaña de concientización sobre vacunas lanzada por la Fundación Bunge y Born y el PNUD junto con la Ciudad de Buenos Aires



Ir a vacunarse puede ser un desafío para muchas personas. La falta de tiempo, de medios de transporte o a veces hasta información son algunas circunstancias de la vida cotidiana que pueden desalentar a las personas a acercarse a los centros donde se accede a las vacunas de manera libre y gratuita. Esto surge de la evidencia generada para “es hoy” una campaña de concientización sobre la necesidad de ir a vacunarse que lanzará el área de Salud Comunitaria de la Ciudad de Buenos Aires. Esta campaña se dirige a personas responsables de menores y a otros grupos que deben vacunarse como embarazadas, adolescentes o personas mayores. Y una de sus particularidades es que se desarrolló a partir de la evidencia y de la opinión compartida por personas de cada uno de estos grupos, en un plan de trabajo ideado y llevado adelante de modo conjunto la Fundación Bunge y Born y e PNUD.


Desde el año 2019, la Fundación Bunge y Born realiza el Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas, basado en el modelo del Vaccine Confidence Index. En ese mismo año, este índice mostró que había un incipiente núcleo de desconfianza hacia las vacunas y, durante los años subsiguientes se observó que son los adolescentes quienes más pierden la confianza. Por su parte, el Laboratorio tenía interés en trabajar en temas de desinformación y vacunas y realizó algunas acciones en este sentido. Esta preocupación compartida llevó a que las dos organizaciones se aliaran en 2020 con el objetivo de realizar una serie de estudios para conocer más sobre las fuentes de desconfianza en las vacunas y las limitaciones que las personas enfrentaban para vacunarse.


Así, comenzaron una agenda de trabajo para profundizar el entendimiento sobre las prácticas, experiencias, discursos y opiniones de personas de poblaciones de bajos ingresos con respecto a dos aspectos centrales: el acceso a, la información sobre y la confianza en las vacunas. Con esos insumos brindados por los mismos grupos que deben irse a vacunar, se generaron y pusieron a prueba mensajes e imágenes para promover que las personas tomen la decisión de ir a vacunarse. Cabe destacar que este tema cobró especial relevancia durante la pandemia de COVID-19, especialmente en relación con la vacuna contra este virus.


El primer estudio, realizado en 2020, consistió en cuarenta entrevistas en profundidad a madres y jóvenes que asistían a comedores comunitarios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Los resultados mostraron la existencia y persistencia de ciertas barreras estructurales que limitan el acceso de esta población a las vacunas, como la distancia y la gestión del tiempo. Entre los motivos para vacunarse, se identificaron la prevención de enfermedades y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Las madres, principales cuidadoras, están especialmente motivadas para proteger la salud de sus hijos, mientras que los jóvenes se vacunan principalmente para cumplir con los requisitos de programas sociales como la Asignación Universal por Hijo (AUH). Además, las madres valoraron recibir información impresa sobre vacunas y mostraron preferencia por el lenguaje llano en lugar del técnico. Por su parte, los jóvenes manifestaron obtener información online sobre vacunas y buscan información adicional en escuelas o clubes. Cabe destacar que este primer estudio se realizó entre noviembre y diciembre de 2020, cuando todavía no había sido aprobada la vacuna contra el COVID y, a pesar de cierto desconocimiento y desconfianza sobre ésta, especialmente entre los jóvenes, la confianza en las vacunas era generalmente alta.


Los resultados de las entrevistas permitieron diseñar y empezar a testear mensajes y dos grupos de materiales gráficos orientados a enfatizar la importancia de mantener actualizado el calendario de vacunación. Los materiales gráficos se realizaron con fotos de vecinos de la ciudad de Buenos Aires. En una segunda etapa, a finales del 2021 y mediados del 2022, se realizaron una serie de grupos focales para someter a evaluación los materiales de comunicación e identificar cuáles eran más efectivos a la hora de promover la vacunación. También se verificó la eficacia de los mensajes positivos para disipar conceptos erróneos, facilitar el acceso a la información y aumentar la confianza en las vacunas. Se realizaron siete grupos focales en el Área Metropolitana de Buenos Aires con grupos demográficos que tienen calendarios de vacunación más estrictos: mujeres embarazadas, padres de niños pequeños y adultos mayores. Los resultados indican que las percepciones sobre la vacunación varían por edad y rol social. Los grupos mostraron una preferencia por mensajes positivos, que no se enfoquen en las consecuencias de estar enfermos, y por mensajes propositivos que inviten a ir vacunarse, en oposición a los imperativos.


Entender las barreras, motivaciones y fuentes de información preferidas por diferentes segmentos, permite personalizar las campañas de difusión y estimular a las personas para que den el paso de ir a vacunarse, para, así, aumentar la cobertura de vacunación. Asimismo, desmentir mitos y proporcionar información confiable a través de canales apropiados, fortalece la confianza en las vacunas y promueve una mayor adhesión a los calendarios de vacunación.

Comments


bottom of page