Gabriel Rabinovich: "Nuestro cuerpo está preparado para hacerle frente a este virus"

El cordobés, uno de los científicos inmunólogos más prestigiosos del mundo, trabaja en un tratamiento para pacientes en grave estado. Además, cuenta qué se sabe hasta ahora sobre la inmunidad frente al virus.

Crédito: CEDOC PERFIL

PERFIL, 24 de mayo de 2020.- El cordobés Gabriel Rabinovich es uno de los científicos más prestigiosos del país. Doctor en bioquímica con especialización en inmunología, es reconocido mundialmente por su trabajo en la lucha contra el cáncer, al punto que sus investigaciones lo pusieron en la mira de la comunidad científica internacional y algunos expertos en la materia llegaron a calificarlo como un potencial candidato al premio Nobel.


En tiempos de pandemia, Rabinovich decidió enfocar a parte de su equipo en alcanzar un tratamiento que busca anticiparse a los momentos más críticos de los enfermos de COVID-19.


Su proyecto fue elegido por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, y la Fundación Bunge y Born como una de las ocho iniciativas de investigación científico-tecnológica que tienen por finalidad aportar conocimiento para paliar los efectos de la pandemia del COVID-19.


El trabajo presentado por el equipo se titula: ‘Nueva estrategia terapéutica basada en compuestos tiodigalactósidos’.


En diálogo con PERFIL CORDOBA, Rabinovich explica de qué se trata este nuevo tratamiento y aclara conceptos acerca de la inmunidad, una de las palabras que más esperanzas y también interrogantes generan en este momento.


"Hasta el momento nosotros no trabajábamos en COVID-19. Esto reprogramó nuestras vidas. Puso un parate en el trabajo que estamos haciendo en enfermedades autoinmunes y el pasado lunes nos anunciaron el financiamiento de un proyecto que lleva adelante nuestro equipo. La idea es poder modular la respuesta inflamatoria tan mala que se genera en pacientes en crisis, lo que determina la gravedad de la patología."


¿La idea es anticiparse al momento crítico?

—Claro. Este proyecto busca diseñar un antiviral para ese momento más crítico y evitar la tormenta de citocinas que son las que causan la mayor cantidad de muertes. Es algo que comienza en el pulmón y genera una falla multiorgánica, una de las principales causas de muerte en pacientes con COVID-19.


¿Cuánto se sabe acerca de la inmunidad en esta enfermedad?

—Se saben algunas cosas y hay varias por entender. Hay distintas herramientas que nos sirven para defendernos y son las mismas en toda infección viral. Hay más de cien intentos de grupos que trabajan en vacunas y se están comprendiendo temas de inmunidad muy rápidamente. Los trabajos que salen publicados lo hacen con una velocidad impresionante y tenemos que estar a la altura para seguir lo que sucede. Los mejores laboratorios del mundo están trabajando en estos temas intentando dilucidar cuales son las defensas específicas. Básicamente los interferones tipo 1 juegan un rol muy importante en la inmunidad innata, los linfocitos T tienen un papel central, eliminando las células infectadas.


Se habla de que este virus es más agresivo que el resto de las enfermedades respiratorias. ¿El cuerpo está preparado para hacerle frente?

—El cuerpo está preparado para hacer frente a cualquier agente extraño. Al 90% de los pacientes les va bien. El problema está en los pacientes de riesgo que tienen una respuesta inflamatoria muy grande.


¿Hay algo que la persona pueda hacer para mejorar su respuesta inmune?

—Tratar de tener una alimentación saludable para mantener la microbiota que son los microbios que están presentes en el intestino y que son los que de alguna manera mantienen la salud del sistema inmunológico en general. Es importante una alimentación con mucha fruta, cereales, leche, queso. Después mantenerse activo, ya que uno de los factores de riesgo más graves es la obesidad.


¿Cree que el quedarse en casa, algo que genera sedentarismo, atenta contra eso que mencionó recién?

—Hay que intentar no ser sedentario a pesar de quedarnos en casa. Hay que buscar un lugar en la casa de cada uno donde moverse un poquito. También hay otras herramientas como mantenerse optimista o tomar un poco de sol para incorporar vitamina D. El sistema inmunológico, de todas maneras, está entrenado para esta situación porque no vamos a estar dos años encerrados. Coincido con la medida de quedarse en casa para que no estalle el sistema de salud.


¿La persona que haya dado positivo el test de COVID se vuelve inmune a esta enfermedad?

—Es una pregunta controvertida porque no hay mucha información para poder determinarlo. En principio se ha visto que los anticuerpos de la mayoría de los recuperados son neutralizantes con lo cual uno debería esperar que esa persona tenga protección. Por otro lado, hay un trabajo que salió publicado que explica que hay linfocitos T específicos que podrían proteger, pero nos queda un tiempo largo para explorar la respuesta inmunológica en los pacientes recuperados y poder aseverar a ciencia cierta que están inmunes y protegidos.


¿Es posible alcanzar un ‘pasaporte de inmunidad’ como sugieren algunos países?

—El concepto de “pasaporte de inmunidad” es algo que todavía a los inmunólogos nos hace ruido. Aún queda por determinar si esos linfocitos T son protectores y neutralizantes. Estamos aprendiendo mucho. Hay trabajos que dicen que en un gran porcentaje sí y otros que dicen que hay que ser cautos. Pero hay optimismo de que la gran mayoría de los trabajos indican que pacientes que se recuperan tienen linfocitos T de memoria, los cuales son neutralizantes.


"La ciencia argentina demostró que está al servicio de la gente"


A pesar de haber tenido múltiples oportunidades laborales fuera del país, Rabinovich decidió apostar al país y quedarse en Argentina. Egresado del Colegio Israelita General San Martín de Córdoba y luego de la Universidad Nacional de Córdoba, el investigador destaca el rol de la ciencia argentina en este momento; “Creo que estamos preparados para poder responder rápidamente situaciones adversas. Hay recursos humanos muy fuertes en el país que se focalizaron en dar respuestas ya sea diagnósticas, terapéuticas, otros en cuestiones de ingeniería o de generación de respiradores. Hay una respuesta muy grande de la ciencia y valoriza el Ministerio de Ciencia y Técnica el cual se había degradado a Secretaría. Esta medida valoriza a los científicos más allá de lo político y demuestra que en una situación como la actual están para trabajar para la gente”.

Entradas recientes

RECIBÍ NUESTRAS NOVEDADES

SEGUINOS

  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • YouTube - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • RSS - Gris Círculo

Somos una organización sin fines de lucro fundada en 1963, con sede en Buenos Aires, Argentina. Promovemos el conocimiento y la innovación en beneficio de nuestra sociedad.

Tel. +54 (11) 4318-6600

25 de Mayo 501 6º Piso

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

ARGENTINA

©2020 Fundación Bunge y Born / Política de privacidad