top of page
top

Detección de microbasurales en Mendoza próximos pasos de un gran desafío


Durante la semana pasada, visitamos Mendoza en el marco del proyecto de Detección automatizada de Microbasurales que realizamos junto a la Subsecretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la ciudad, a cargo de Sebastian Fermani.


En 2021, en la Fundación Bunge y Born desarrollamos un algoritmo de inteligencia artificial que permite identificar y monitorear de forma automática el crecimiento de basurales a cielo abierto. Este año, junto al Municipio de la Ciudad de Mendoza, se buscó adaptar e implementar el algoritmo para que sea capaz de identificar y monitorear ya no grandes basurales, sino microbasurales.


Durante el viaje recorrimos las instalaciones municipales del Distrito 33, un espacio refuncionalizado hace 7 años, que tiene como objetivo ser un polo sustentable de reciclado y economía circular en la zona de Piedemonte.


Allí funcionan algunas empresas y emprendimientos de triple impacto que trabajan con materiales reciclables. Próximamente se ubicará allí una planta recicladora de residuos secos que tendrá una capacidad de procesamiento de 5 toneladas de residuos por día.


Durante la tarde visitamos el barrio La Favorita, donde residen un total de 1.500 familias. A lo largo del recorrido pudimos observar grandes problemas con los residuos, generando acumulamiento microbasurales en las diferentes postas. Por otro lado, rodeando el área natural del piedemonte observamos gran cantidad de basura “esporádica” en terrenos provinciales o nacionales, donde el municipio no tiene jurisdicción.


El intendente mendocino, Ulpiano Suarez, dio inicio al encuentro en la Nave Cultural.

Como cierre de la visita, el viernes participamos del Primer Encuentro Colaborativo de Estrategias urbano-ambientales organizado por la ciudad de Mendoza, donde fuimos la única organización de la sociedad civil en exponer, junto a representantes de las ciudades de Mendoza, Córdoba y Buenos Aires. Allí, Antonio Vázquez Brust, fellow de la Fundación Bunge y Born, expuso sobre “Detección automatizada de microbasurales” ¿Cómo monitorear la acumulación de basura urbana con imagen aérea e inteligencia artificial?, utilizando el caso Mendoza como ejemplo.


Antonio Vazquez Brust, fellow de la Fundación Bunge y Born.

A lo largo de la jornada se abordaron diferentes temáticas urbanas y ambientales como biodiversidad, monitoreo y sensorización, y centros urbanos sostenibles (mixtura de usos y densificación), entre otros. La agenda incluyó, al final de las ponencias, mesas de trabajo para la ideación y el co-diseño de herramientas urbano-ambientales “con el fin de diseñar estrategias adaptadas al cambio climático, impulsadas desde la Ciudad de Mendoza buscando el desarrollo de una ciudad sostenible con perspectiva de futuro”.


El manejo de los basurales a cielo abierto es un enorme desafío de gestión para gobiernos nacionales, provinciales y locales. No solo por cuestiones de contaminación y cambio climático, sino también porque se trata de una problemática que afecta, en forma desmedida, a la población vulnerable. Estos desafíos colocan a las ciudades en un lugar estratégico, donde la planificación y el trabajo conjunto constituyen el camino para encontrar soluciones que mejoren la calidad de la población.

Commenti


bottom of page